Vexílla Regis

Vexílla Regis
MIENTRAS EL MUNDO GIRA, LA CRUZ PERMANECE

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER

LOS QUE APOYAN EL ABORTO PUDIERON NACER
NO AL ABORTO. ELLOS NO TIENEN LA CULPA DE QUE NO LUCHASTEIS CONTRA VUESTRA CONCUPISCENCIA

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

ORGULLOSAMENTE HISPANOHABLANTES

lunes, 23 de abril de 2018

ORACIÓN AL SANTO DE NUESTRO NOMBRE

LATÍN
Cæléstis Patróne N., cujus nómine glórior, semper precáre pro me apud Deum. In fide confírma, in virtúte róbora; in pugna tuére, ut victor de hoste malígno glóriam ætérnam cónsequi mérear. Amen.
  
TRADUCCIÓN
Oh celestial patrono San N., en cuyo nombre me glorío, rogad por mí siempre ante Dios. Confirmadme en la fe, fortalecedme en la virtud; protegedme en la prueba, para que, vencedor del enemigo malo, merezca conseguir la gloria eterna. Amén.

MISA EN HONOR DE SAN JORGE MÁRTIR

Del Misal Romano de San Pío V.
  
Die 23 Aprilis
Sancti Geórgii Mártyris
Semiduplex (in Angliæ, Duplex 1. classis; in Diœcesis Hierosolymitanæ, Duplex 2. classis)
 
Introitus. Ps. 63, 3. Protexísti me, Deus, a conventu malignántium, allelúja: a multitúdine operántium iniquitátem, allelúja. allelúja.. Ps. ibid., 2. Exáudi, Deus, oratiónem meam, cum déprecor: a timore inimíci éripe ánimam meam. ℣. Glória Patri.
   
ORATIO
Deus, qui nos beáti Geórgii Mártyris tui méritis et intercessióne lætíficas: concéde propítius; ut, qui tua per eum benefícia póscimus, dono tuæ grátiæ consequámur. Per Dóminum.
   
Léctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Timótheum.
2. Tim. 2, 8-10; 3, 10-12.
 
Caríssime: Memor esto, Dóminum Jesum Christum resurrexísse a mórtuis ex sémine David, secúndum Evangélium meum, in quo labóro usque ad víncula, quasi male óperans: sed verbum Dei non est alligátum. Ídeo ómnia sustíneo propter eléctos, ut et ipsi salútem consequántur, quæ est in Christo Jesu, cum glória cœlésti. Tu autem assecútus es meam doctrínam, institutiónem, propósitum, fidem, longanimitátem, dilectiónem, patiéntiam, persecutiónes, passiónes: quália mihi facta sunt Antiochíæ, Icónii et Lystris: quales persecutiónes sustínui, et ex ómnibus erípuit me Dóminus. Et omnes, qui pie volunt vívere in Christo Jesu, persecutiónem patiéntur.
   
Allelúja, allelúja.  
℣. Ps. 88, 6. Confitebúntur cœli mirabília tua, Dómine: étenim veritátem tuam in ecclésia sanctórum. Allelúja.
℣. Ps. 20, 4. Posuísti, Dómine, super caput ejus corónam de lápide pretióso. Allelúja.
 
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.
Joann. 15, 1-7.
 
In illo témpore: Dixit Jesus discípulis suis: Ego sum vitis vera: et Pater meus agrícola est. Omnem pálmitem in me non feréntem fructum, tollet eum: et omnem, qui fert fructum, purgábit eum, ut fructum plus áfferat. Jam vos mundi estis propter sermónem, quem locútus sum vobis. Manéte in me: et ego in vobis. Sicut palmes non potest ferre fructum a semetípso, nisi mánserit in vite: sic nec vos, nisi in me manséritis. Ego sum vitis, vos pálmites: qui manet in me, et ego in eo, hic fert fructum multum: quia sine me nihil potéstis fácere. Si quis in me non mánserit, mittétur foras sicut palmes, et aréscet, et cólligent eum, et in ignem mittent, et ardet. Si manséritis in me, et verba mea in vobis mánserint: quodcúmque voluéritis, petétis, et fiet vobis.
   
Offertorium. Ps. 88, 6. Confitebúntur cœli mirabília tua, Dómine: étenim veritátem tuam in ecclésia sanctórum, allelúja, allelúja.
 
SECRETA
Múnera, Dómine, obláta sanctífica: et, intercedénte beáto Geórgio Mártyre tuo, nos per hæc a peccatórum nostrórum máculis emúnda. Per Dóminum.
 
Communio. Ps. 63, 11. Lætábitur justus in Dómino, et sperábit in eo: et laudabúntur omnes recti corde, allelúja, allelúja.
  
POSTCOMMUNIO
Súpplices te rogámus, omnípotens Deus: ut, quos tuis réficis sacraméntis, intercedénte beáto Geórgio Mártyre tuo, tibi étiam plácitis móribus dignánter tríbuas deservíre. Per Dóminum.
  
Pro votiva extra Tempus Paschale Missa In virtúte, de Communi unius Martyris non Pontificis I. loco, cum Orationibus, ut supra.
 
Sancti Geórgii Mártyris
Altera Missa
 
Introitus. Ps. 20, 2-3. In virtúte tua, Dómine, lætábitur justus: et super salutáre tuum exsultábit veheménter: desidérium ánimæ ejus tribuísti ei. Ps. ibid., 4. Quóniam prævenísti eum in benedictiónibus dulcédinis: posuísti in cápite ejus corónam de lápide pretióso. ℣. Glória Patri.
   
ORATIO
Deus, qui nos beáti Geórgii Mártyris tui méritis et intercessióne lætíficas: concéde propítius; ut, qui tua per eum benefícia póscimus, dono tuæ grátiæ consequámur. Per Dóminum.
   
Léctio libri Sapiéntiæ.
Sap. 10, 10-14.
 
Justum dedúxit Dóminus per vias rectas, et ostendit illi regnum Dei, et dedit illi sciéntiam sanctórum: honestávit illum in labóribus, et complévit labores illíus. In fraude circumveniéntium illum áffuit illi, et honéstum fecit illum. Custodívit illum ab inimícis, et a seductóribus tutávit illum, et certámen forte dedit illi, ut vínceret et sciret, quóniam ómnium poténtior est sapiéntia. Hæc vénditum jusíum non derelíquit, sed a peccatóribus liberávit eum: descendítque cum illo in fóveam, et in vínculis non derelíquit illum, donec afférret illi sceptrum regni, et poténtiam advérsus eos, qui eum deprimébant: et mendáces osténdit, qui maculavérunt illum, et dedit illi claritátem ætérnam, Dóminus, Deus noster.
 
Graduale. Ps. 111, 1-2. Beátus vir, qui timet Dóminum: in mandátis ejus cupit nimis.
℣. Potens in terra erit semen ejus: generátio rectórum benedicétur.
 
Allelúja, allelúja. ℣. Ps. 20, 4. Posuísti, Dómine, super caput ejus corónam de lápide pretióso. Allelúja.

In Missis votivis post Septuagesimam, omissis Allelúja et versu sequenti, dicitur:
Tractus. Ps. 20, 3-4. Desidérium ánimæ ejus tribuísti ei: et voluntáte labiórum ejus non fraudásti eum.
℣. Quóniam prævenísti eum in benedictiónibus dulcédinis.
℣. Posuísti in cápite ejus corónam de lápide pretióso.
   
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Matthǽum.
Math. 10, 34-42.
 
In illo témpore: Dixit Jesus discípulis suis: Nolíte arbitrári, quia pacem vénerim míttere in terram: non veni pacem míttere, sed gládium. Veni enim separáre hóminem advérsus patrem suum, et fíliam advérsus matrem suam, et nurum advérsus socrum suam: et inimíci hóminis doméstici ejus. Qui amat patrem aut matrem plus quam me, non est me dignus: et qui amat fílium aut fíliam super me, non est me dignus. Et qui non áccipit crucem suam, et séquitur me, non est me dignus. Qui invénit ánimam suam, perdet illam: et qui perdíderit ánimam suam propter me, invéniet eam. Qui récipit vos, me récipit: et qui me récipit, récipit eum, qui me misit. Qui récipit prophétam in nómine prophétæ, mercédem prophétæ accípiet: et qui récipit justum in nómine justi, mercédem justi accípiet. Et quicúmque potum déderit uni ex mínimis istis cálicem aquæ frígidæ tantum in nómine discípuli: amen, dico vobis, non perdet mercédem suam.
   
Offertorium. Ps. 8, 6-7. Glória et honóre coronásti eum: et constituísti eum super ópera mánuum tuárum, Dómine.
 
SECRETA
Múnera, Dómine, obláta sanctífica: et, intercedénte beáto Geórgio Mártyre tuo, nos per hæc a peccatórum nostrórum máculis emúnda. Per Dóminum.
 
Communio. Matth. 16, 24. Qui vult veníre post me, ábneget semetípsum, et tollat crucem suam, et sequátur me.
  
POSTCOMMUNIO
Súpplices te rogámus, omnípotens Deus: ut, quos tuis réficis sacraméntis, intercedénte beáto Geórgio Mártyre tuo, tibi étiam plácitis móribus dignánter tríbuas deservíre. Per Dóminum.

sábado, 21 de abril de 2018

«LUTERO, LA INVOLUCIÓN DE EUROPA» (MARÍA ELVIRA ROCA)

Artículo tomado de RELIGIÓN EN LIBERTAD.
  
«LUTERO FUE UN SALTO ATRÁS EN LA EVOLUCIÓN DE EUROPA, NO HAY COMPARACIÓN POSIBLE» CON LOS AUSTRIAS
  
Martín Lutero (Joseph Fiennes) quemando la Bula (escena de la película “Lutero”)
  
María Elvira Roca Barea está desmontando en apenas un par de años la leyenda negra que se ha forjado durante siglos contra España y la Iglesia Católica. Sobre las mentiras vertidas ha dejado constancia en su libro, un auténtico fenómeno de ventas, Imperiofobia y Leyenda Negra. En una entrevista con Fernando de Haro en Páginas Digital habla de Lutero, de la Reforma, del verdadero papel modernizador del catolicismo, arrojando datos reales sobre la Inquisición y sobre el papel del Imperio Español en América:
FERNANDO DE HARO IZQUIERDO: Los españoles somos judíos y a la vez bárbaros, decían los italianos.
MARÍA ELVIRA ROCA BADEA: Decían los italianos, sí. El prejuicio antisemita, que realmente hubiera merecido una monografía desde hace ya mucho, ha acompañado la hispanofobia a lo largo del tiempo, por muchos siglos. La vinculación del español con esa especie de pasado extraño con una gran presencia de judíos, que era algo así como público y notorio que en España había muchos y además socialmente muy bien posicionados, horrible palabra, pero que tenían una proyección social incluso en la corte, cerca de los reyes, etc. Cuando empezó a excitarse el prejuicio antiimperial, que es algo casi universal, y se buscan razones para decir que no son tan altos ni tan guapos, ni se merecen para nada el imperio que tienen, los judíos chocaban muchísimo, el prejuicio antisemita estaba arraigadísimo, y era fácil relacionar a los españoles con sus judíos.
F. de H. I.: Pero se nos acusa por un lado de ser judaizantes y luego de expulsar a los judíos con Isabel la Católica. Se nos acusa de las dos cosas.
M. E. R. B.: Se nos acusa. La cuestión está en entender que hay que acusar. Luego uno ya buscará razones. Uno de los motivos por los que nunca se ha entendido bien la leyenda negra es porque se ha considerado que los pretextos eran causas. Y los pretextos son pretextos, no causas. No aparece la leyenda negra o la hispanofobia en Italia porque los españoles tuvieran un vínculo tradicional con los judíos y aquí hubiera muchos judíos y mezcla de sangre. No. Es que los italianos buscan razones en las que cimentar ese enorme malestar, esa especie de mezcla virulenta de envidia y admiración que produce quien ocupa un poder hegemónico en una época determinada en un sitio determinado. Si buscas razones las vas a encontrar.
F. de H. I.: Otra de las fuentes de la leyenda negra es Flandes, la crítica a los Austrias. Hemos interiorizado en gran medida que los Austrias fueron unos reyes un poco raros porque eran muy religiosos, porque quisieron preservar un imperio cuando era poco razonable. ¿Qué parte hay de leyenda negra interiorizada y qué parte hay de historicidad en esa relación tan problemática y crítica que tenemos fundamentalmente con Carlos V y Felipe II?
M. E. R. B.: No hay una parte interiorizada sino un todo interiorizado. No es una parte. Hay un momento en que todo lo que fueron pretextos en el contexto italiano, pretextos en el contexto de la rebelión orangista, en el contexto anglicano, en el del sacro imperio, con los príncipes luteranos, buscando problemas de lugar, etc. Todos esos pretextos hubo un momento en que dejaron de serlo y se convirtieron en el paisaje de la historiografía europea. Me acaba de mandar un embajador español un video de promoción de Nápoles: una ciudad antiquísima, los dioses viven aquí, hemos hablado griego… Todo esto es cierto, y una de las razones por las que se dice que Nápoles es una ciudad maravillosa es porque no consiguió la Inquisición española imponerse allí. La Inquisición española no existió nunca en ese territorio y como gran logro se dice “nosotros fuimos capaces de sobreponernos y derrotar la intolerancia española”, en el video de promoción turística de Nápoles que se pone ahora en las televisiones.
F. de H. I.: ¿Pero no fueron entonces los españoles especialmente crueles en la guerra de Flandes?
M. E. R. B.: No más que otros. La guerra era cruel en todas partes. Un imperio que dura tanto tiempo no se sostiene a base de hacer barbaridades, en líneas generales. Un imperio es una estructura política de una complejidad extraordinaria y si consigue mantenerse en el tiempo es porque sabe aplicar políticas que a medio y largo plazo son beneficiosas. Puede perjudicar en momentos concretos en territorios concretos y en hechos concretos, pero en general o esas políticas son beneficiosas o no se consigue integrar poblaciones tan diversas y mantenerse tanto tiempo.
F. de H. I.: Entonces Carlos V, Felipe II ¿no son líderes de un oscurantismo medieval que se prolonga en España?
M. E. R. B.: De ninguna manera. El oscurantismo medieval es luterano, todo él.
F. de H. I.: Pero la imagen que hemos es que el catolicismo español era antimoderno y que lo moderno era Lutero y su reforma.
M. E. R. B.: Lutero es un salto atrás en la evolución de Europa. Es una revolución feudalizante, absolutamente. En dos frentes. Lutero dice cosas que hace ya mucho tiempo que en el Occidente católico, porque todo era católico en ese momento, estaban ya muy superadas. Los dos derechos, canónico y civil, ya venían de muy largo tiempo. En la discusión tremenda del responsio entre Tomás Moro y Martín Lutero, lo que le discute Moro, que es abogado, no teólogo, a Lutero son las barbaridades que está diciendo poniendo en tela de juicio la existencia de las leyes civiles y diciendo que hay que gobernar según la inspiración del Espíritu Santo. Desde las doce tablas para acá, le dice Tomás Moro, propones retrotraernos.
F. de H. I.: Se había avanzado en la separación Iglesia-Estado y Lutero da marcha atrás.
M. E. R. B.: Absolutamente. Lutero se pone a cuestionar que las leyes civiles no hacen falta porque, una vez que uno está inspirado por el Espíritu Santo, gobierna automáticamente. Moro es quien le dice que no, que sin leyes no se puede gobernar, sin leyes estamos a merced de los gobernantes. Supone volver a un periodo romano ya superado.
F. de H. I.: Este libro dice cosas tremendas sobre Lutero. Que siembra el germen del antisemitismo.
M. E. R. B.: No lo siembra pero lo excita extraordinariamente, y sobre todo le da un aval teológico del que carecía, que es lo que sucede por ejemplo con el poder de los príncipes alemanes. La refeudalización de Alemania que sucede en la época luterana es sencilla y llanamente porque Martín Lutero da un aval teológico al poder de los príncipes. En Alemania, los regímenes de servidumbre en determinados territorios, en muchos de lo que fue el sacro imperio, duraron hasta el siglo XIX.
F. de H. I.: O sea, que los Austrias son más modernos que Lutero.
M. E. R. B.: Dónde va a parar, no hay comparación posible entre las políticas, entre ese renacimiento, esa apertura de fronteras que supuso Carlos V con el apoyo de los españoles. Es que Carlos V es alguien en Europa, lo era hace cinco siglos, y su figura no ha sufrido merma, en el sentido de que una generación tras otra todos los europeos saben quién fue ese emperador y lo que pretendió. ¿Y quién fue el apoyo principal de ese emperador? Este país, que fue prácticamente el único territorio de Europa que realmente se creyó aquello de la universitas cristiana, de hablar latín para entendernos los sabios de arriba con los de abajo, mover a la gente de un sitio a otro… La idea de que hay una contrarreforma que cierra las fronteras de Europa es una barbaridad. Las fronteras de Europa se cierran como consecuencia de las guerras de religión, y las cierran los católicos, pero las cierran los protestantes tanto o más.
F. de H. I.: Inquisición. La imagen de una España que crea una Inquisición con un poder eclesiástico muy potente utilizado por el poder civil y que es una anomalía dentro de Europa, si uno sale a la calle eso es lo primero que le dicen.
M. E. R. B.: Y hay exposiciones de instrumentos de tortura de la Inquisición, fíjese que nunca estuvo permitida la utilización de instrumentos de tortura. El uso de la tortura era una práctica generalizada en todas partes en aquella época. Donde más reglamentada y restringida estaba era justamente en los tribunales de la Inquisición. La tuvieron limitada siempre solo al uso del látigo y el agua. Los estudios de Gustav Henningsen y Jaime Contreras o de Stephen Haliczer demuestran que apenas un 1% de los encausados por la Inquisición sufrió tortura durante 15 minutos.
F. de H. I.: Entonces, ¿la Inquisición, el tribunal eclesiástico, era más garantista que el tribunal civil?
M. E. R. B.: Muchísimo más, sin comparación. Por ejemplo, fueron los primeros que tuvieron forenses.
F. de H. I.: Pero se ha dado la imagen de que España persiguió herejes más que en otras partes de Europa, se quemó a más brujas que en otros lugares… La imagen de España está asociada a la Inquisición.
M. E. R. B.: Es que, en realidad, la Inquisición es una fabricación de la propaganda. La imagen que los europeos y españoles tienen de la Inquisición es una fabricación propagandista.
F. de H. I.: ¿Quién la fabrica?
M. E. R. B.: No se puede decir que la Inquisición no existía, claro que existía pero no era exactamente lo que nos han vendido o enseñado. Yo aprendí a respetar un poco la Inquisición a partir de un estudio comparado del derecho procesal realizado por un inglés que nunca vino a España pero estudió la Inquisición desde el punto de vista del derecho procesal y comprendió que una administración de justicia con aquellas características jamás habría podido producir la cantidad de muertes que se le achacaban. En el siglo XIX lo que circulaba eran las cifras de cientos de miles de muertos que Juan Antonio Llorente había puesto de moda, que ya venían de muy atrás y que no son ciertas. Qué barbaridad supone haber aceptado como cierto algo que nunca nadie probó, cientos de miles de muertos, hasta los estudios de Henningsen y Contreras.
F. de H. I.: ¿Cuáles son los datos?
M. E. R. B.: El estudio se publica en el 76 y sobre las 44.000 causas aproximadamente que se conservan en los archivos de la Suprema, desde 1550 hasta finales del siglo XVIII, resulta que la totalidad de condenas a muerte están alrededor de 1.300. Solo la noche de San Bartolomé en Francia generó más muertos, las persecuciones de católicos en tiempos de los Tudor en Inglaterra produjeron más muertos.
F. de H. I.: ¿Hay más persecución religiosa en Inglaterra o Alemania que en España?
M. E. R. B.: Hay más y es infinitamente más arbitraria. Si no hay un proceso, no tiene derecho a un abogado… Eso de que en la Inquisición la gente iba a la cárcel sin más, sin saber siquiera de qué los acusaban, es una falsedad absoluta.
F. de H. I.: La imagen del gran inquisidor llega por ejemplo hasta la novela de Dostoyevski “Los hermanos Karamazov”. ¿De dónde surge esa imagen que tanto se repite?
M. E. R. B.: La imagen del gran inquisidor es sobre todo una obra de teatro subvencionada por un príncipe alemán que crea ese personaje que luego, a lo largo de la historia, ha generado un montón de réplicas. Lo tenemos en Arturo Pérez-Reverte, en Umberto Eco…
F. de H. I.: ¿Usted no tiene ningún problema en atizar a Pérez-Reverte?
M. E. R. B.: Yo no le atizo, me limito a contar el hecho de que su personaje tiene una tradición literaria muy antigua que es exactamente el mismo personaje, el mismo inquisidor terrible, con esos ojos, aterrador siempre, casi nos lo hemos encontrado en la serie de “La peste”. La aparición de un eclesiástico que da pánico y que siempre está en la sombra de tremendas conspiraciones y que provoca caos y desesperación, que persigue a gentes inocentes que no se pueden defender, es un arquetipo literario que merecería más estudios, yo me he limitado a citar tres o cuatro apariciones gloriosas. Se nos ha olvidado que Cisneros fue inquisidor. Se nos ha olvidado un personaje que si queremos conocer inquisidores deberíamos conocer, como es Salazar y Frías, el inquisidor principal en el único proceso que tuvo una cierta entidad en España, el de las brujas de Zugarramurdi. Nadie se ha planteado por qué en España y en los territorios católicos apenas hay persecuciones de brujas.
F. de H. I.: ¿Hay más en Europa?
M. E. R. B.: A miles, no hay ni comparación, sobre todo en la cantidad de muertos por linchamiento. En determinados territorios alemanes e ingleses se sabe que aproximadamente porque se queman equis personas en tal sitio, pero no se conserva documentación. El asunto nuestro es muy curioso. José Luis Casado Soto, con el tema de la Invencible, decía que uno de los problemas que tenemos en España es la costumbre de andar levantando acta de cada cosa que pasa. Si queremos saber por ejemplo qué pasó con la Gran Armada de Felipe II, hay que ir a los archivos españoles porque los ingleses no conservan ningún papel. No sabemos cuántos barcos se perdieron en el otro lado.
F. de H. I.: Sobre el imperio español se ha construido una gran leyenda negra. Genocidio de los indios, expropiación de tierras… ¿Quién desarrolla esa leyenda negra, qué parte tiene de verdad?
M. E. R. B.: No use más la palabra “genocidio”. No hay que usarla más. Cada vez que se usa se hace real. Esas cosas se convirtieron en un tópico de la leyenda negra a partir de la propaganda orangista. ¿Por qué cada vez que hablamos de América hablamos de fray Bartolomé?
F. de H. I.: ¿Exageró?
M. E. R. B.: Por supuesto. Pero él escribe un texto literario que requiere la exageración, que es el de la polémica religiosa.
F. de H. I.: ¿No es un texto histórico, no es un informe?
M. E. R. B.: No, en absoluto. Esa formación de los sacerdotes basada en las llamadas disputaciones, que eran dos discutiendo a partir de una tesis, en su puesta en escena exigía la exageración, la hipérbole, y él pertenece a esa tradición en la que se ha educado. Si leemos el texto, que ya llevaba 25 años publicado en Sevilla y que aquí no había provocado más que lo que él quería, que era polémica y airear el asunto. Eso lo hizo bien. Pero en un momento determinado se firma en los Países Bajos la pacificación de Gante y el bando luterano está buscando algo que lanzar como una nueva excusa de agitación propagandística para provocar una nueva rebelión, y entonces encuentra el texto de fray Bartolomé, lo traducen a varias lenguas, se le colocan esos grabados de Bry que todos tenemos incrustados en el cerebro, y a partir de ahí fray Bartolomé se transforma en la piedra angular de prácticamente todo lo que España ha hecho por esos mundos de una punta a otra del continente. ¿Por qué todos conocemos a fray Bartolomé de las Casas y su brevísima relación, y nadie conoce por ejemplo la relación de avisos del virrey de la Nueva España, que fue Antonio de Mendoza y que es un texto precioso?
F. de H. I.: Porque no lo utilizan los orangistas.
M. E. R. B.: Porque no lo utilizan los orangistas, porque probablemente no ha tenido más que dos ediciones desde que se escribió, en 1550-51. Antonio de Mendoza es uno de estos hombres completos del renacimiento, un personaje extraordinario.
F. de H. I.: ¿Es ejemplar la actuación de los españoles con los indios?
M. E. R. B.: En muchos sentidos sí. A ver, ejemplar el ser humano, tanta gente tanto tiempo, no es la correcta la palabra “ejemplar”. Pero sí fueron políticas muy razonables en la medida en que lo que se busca es integrar esas poblaciones en un imperio, provocar o ayudar a la convivencia de gentes que se habían estado haciendo la guerra unos a otros y que no tenían el menor sentido de afinidad entre ellos. Esa idea de que los españoles y los indios… ¿pero qué indios? Había muchos y no precisamente unidos entre ellos.
F. de H. I.: Por poner un ejemplo, ¿qué políticas hubo en Nueva España?
M. E. R. B.: Para entenderlas, hay que leer la relación del virrey Mendoza, que son los consejos que él le da al segundo virrey que va a venir, Velasco. Son poco más de cuarenta páginas. Como no puede esperarlo, se lo escribe. Porque Mendoza está haciendo algo inédito, está creando un virreinato, organizando, estructurando políticamente aquel territorio. ¿Qué hace Mendoza? Desde ocuparse del empedrado a la traída de aguas, los herbajes que hay que intentar que existan alrededor de cada una de las ciudades y poblaciones para que los cuadrúpedos puedan comer y prosperar, y acabar con la tradición indígena de cargar sobre los lomos humanos. También hace administración de justicia, le explica cuidadosamente a su sucesor cómo tiene que arreglárselas para impartir justicia, con un paciencia infinita, que hay que sentarse a escuchar a los indios el tiempo que haga falta, porque ellos son lentos en el hablar, tardan mucho en llegar al asunto… hay que leerlo.
F. de H. I.: Por no hablar de las reducciones de los jesuitas.
M. E. R. B.: Claro. Luego llegaron los jesuitas y hubo esas políticas fantásticas de integración que uno no sabe cómo consiguieron hacer aquellas cosas que han dejado una huella extraordinaria que aún perdura. Sigue estando ahí, desde la música barroca, que es el patrimonio barroco más grande del mundo, y no sabemos que existió, y ahí está todavía, tenemos los documentos. Me parece admirable hoy día.
F. de H. I.: ¿Cómo hacemos para recuperar un cierto amor por la historia y un orgullo por nuestro país? Porque parece que siempre tenemos una relación conflictiva y de queja con nuestro pasado.
M. E. R. B.: Hay que hacerlo en dos frentes. Uno es el frente realista, comprender que ese paisaje de la historia de Europa y de España, del imperio español en ese contexto de Occidente, ha amueblado la autoestima de varios pueblos occidentales que no van a renunciar a ello para nada, hay que saber que los niños ingleses en cuarto de primaria aprenden la gesta de la Invencible, que sigue siendo útil y hay que asumir que esto lo tenemos enfrente y no va a dejar de existir. La otra parte es del Pirineo para adentro, la nuestra, que de alguna manera debemos darnos cuenta de que ese relato perverso de la historia de España es letal para nosotros mismos y alimenta a todos estos pequeños dragones destructivos que surgen en nuestro país y que a veces se convierten en un peligro para todos. Es necesaria una recuperación de nuestra autoestima y de nuestra estima, las dos cosas.
F. de H. I.: ¿Y eso se hace en las escuelas?
M. E. R. B.: No se hace en las escuelas, no. Nosotros en cuarto de primaria no tenemos ninguna Invencible que estudiar. Estudiamos la flora y fauna del entorno.
F. de H. I.: ¿Pero por qué, a qué se debe esta debilidad a la hora de transmitir la estima por nuestro país?
M. E. R. B.: La debilidad venía de antes, pero la consolidación del sistema autonómico y esta especie de crecimiento exponencial del deseo de construirse un hecho diferencial ha hecho que se construyan muchos hechos diferenciales que, para tener una cierta validez, no tienen más remedio que tener a una especie de España invasora que viene de fuera y parece que está superpuesta a tu auténtica realidad verdadera y genuina, que es la regional. Entonces, evidentemente, nos hemos ido extrañando de la historia de España, y como ya teníamos un problema de antes bastante grave pues se ha multiplicado.

miércoles, 18 de abril de 2018

«PÍO XII FUE SANTO, PERO ISRAEL BLOQUEA SU CANONIZACIÓN» (CARDENAL SARAIVA MARTINS)

Traducción de la noticia publicada en THE EPONYMOUS FLOWER. Imagen propia.
  
Pío XII -Pastor Angélico-, Mártir de la Fe
   
Israel presionó para bloquear la beatificación del Papa Pío XII. Esto según dijo el Cardenal José Saraiva Martins, ex-prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos al diario romano Il Messaggero.
 
Desde 1998 a 2008, el cardenal portugués estuvo encargado del proceso eclesial de beatificación y canonización por diez años. Durante su gestión, fueron elevados a los altares 1320 santos y beatos. Entre ellos hubo 500 mártires, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que fueron asesinados en la Guerra Civil Española por miembros del Frente Popular, beatificados en conjunto en 2007.
 
Mirando hacia atrás, el cardenal Saraiva Martins lamenta una beatificación fallida que ya era considerada cierta. La presión ejercida por “Israel y la comunidad judía” contra el Papa Pío XII (1939-1958) no lo elevó a los altares, dijo el cardenal. La presión había inicialmente ralentizado el proceso de beatificación en marcha, hasta que finalmente fue bloqueado. Israel y la comunidad judía han rechazado la idea de beatificar al Papa, que reinó durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos acusaron al jefe de la Iglesia de no condenar públicamente el Holocausto.
 
«He intentado hacer todo lo que fue posible, y estoy contento de haber llevado la ‘posítio’ del Papa Pacelli al nivel de venerable siervo de Dios”.
     
En su conversación con Franca Giansoldati del diario romano Il Messaggero, el cardenal hizo la claridad de que esperaba que “finalmente” beatificaran a Pío XII. «Él no tuvo misterios sobre la presión negativa», dijo el diario.
 
«Cuando yo era prefecto de la Congregación, un día el embajador israelí vino a la Santa Sede para verme y expresó su irritación al respecto. Me pidió que dejara el caso», dijo.
 
En 2016, el cardenal había dicho que el Papa Francisco «podría beatificar incluso hoy» a Pío XII, pero que no lo haría por causa de la resistencia judía.
 
El cardenal no tiene dudas sobre la fama de santidad del Papa Pacelli:
«He estudiado su vida a fondo. Hizo lo que pudo por ayudar a los judíos y a los perseguidos. El Vaticano estaba lleno y también Castel Gandolfo. Hizo abrir las puertas de los conventos. Le acusan de haber callado, sin tener en cuenta el efecto que sus palabras hubieran tenido para tantos conventos e iglesias. Hitler le detestaba. La cuestión debe verse en su contexto histórico, y deben estudiarse los documentos como yo lo he hecho. Pío XII fue un santo».
  
El cardenal, que ha acompañado muchas canonizaciones, ha sido invitado por el el Papa Francisco para presentar su nueva Exhortación Apostólica Gaudéte et Exsultáte sobre el llamado a la santidad el pasado lunes. Su presencia fue la ocasión para la conversación con la periodista Giansoldati.
  
Al comienzo del pontificado de Benedicto XVI, los procedimientos eclesiales fueron completados. Luego de mucha presión, el papa suspendió el trámite y ordenó una nueva revisión documental. Al mismo tiempo, una Comisión Histórica israelí-vaticana, fue objeto de considerables reproches luego de varios años de trabajo. En el Memorial del Holocausto Yad Vashem, debido al estudio de los documentos, el texto negativo bajo la imagen del Papa fue corregido. Pero esto no conllevó a reasumir el proceso de beatificación.
     
COMENTARIO DE JORGE RONDÓN SANTOS
La misma historia y libreto, aunque con distintos personajes y motivos: Isabel la Católica (expulsó a los marranos -falsos convertidos- de España), León Dehon -en religión Juan del Sagrado Corazón- SCJ (afirmó que el Talmud es un libro corruptor y sostuvo que los judíos, odiadores de Cristo, son racialmente ávidos por el oro y favorecen a los enemigos de la Iglesia), Pío IX (el caso de Edgardo Mortara), y ahora Pío XII, a quien la judería -la misma que durante la guerra financiaba a Stalin, Churchill y Hitler para que se dieran plomo, y luego le ordenó a Truman arrojar las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki- no le perdona que por su mano recibiera Israel Zolli, el Gran Rabino de Roma durante la guerra, el Sacramento del Bautismo y adoptara en su honor el nombre de Eugenio.
   
Aparte, como dijera el entonces Gran Rabino de Dinamarca, Marcus Melchior, «si el Papa hubiera hablado, Hitler habría masacrado a muchos más de los seis millones de judíos (sic) y quizá a 10 millones de católicos». Y es que, lejos de épocas como en las Cruzadas -cuando el Papa podía nombrar y deponer reyes y emperadores con una sola palabra-, los decretos papales provocan actualmente la más desencajada risotada por parte de los regímenes anticristianos. No por nada Hitler quiso apresarlo, y la KGB le difamó en vida y después de muerto.
 
En todo caso, Pío XII, el verdadero Papa de Fátima y Mártir de la Fe, fue y es Santo, independientemente de cualquier declaración por parte de la deuterovaticanidad (que de todos modos, no tendrá ningún valor, ya que LOS USURPADORES CONCILIARES -DESDE RONCALLI EN ADELANTE- NO TIENEN AUTORIDAD NINGUNA SOBRE LA IGLESIA).

CONSAGRACIÓN DIARIA A SANTA MARÍA

LATÍN
O Dómina mea! O Mater mea! Tibi me totum óffero, atque, ut me tibi probem devótum, consécro tibi hódie óculos meos, aures meas, os meum, cor meum, plane me totum. Quóniam ítaque tuus sum, o bona Mater, serva me, defénde me, ut rem ac possessiónem tuam. Amen.

O Dómina mea! O Mater mea! Meménto esse me tuum. Serva me, defénde me, ut rem ac possessiónem tuam.
  
TRADUCCIÓN
¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo Vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. Amén. 
  
¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Acordaos que soy vuestro. Guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra.
  
Oración compuesta por el P. Nicolás Zucchi SJ en 1598. El Papa Pío IX, mediante decreto de la S. C. de Indulgencias fechado a 5 de Agosto de 1851, otorgó por esta oración y jaculatoria 100 días de Indulgencia una vez al día a cuantos la rezaren mañana y tarde con la debida contrición, implorando a la Santísima Virgen auxilio en las tentaciones, en especial contra la castidad; Indulgencia Plenaria al mes, con las condiciones de rigor; y otros 40 días cada vez que se rece cada vez que sea asaltado por las tentaciones.

martes, 17 de abril de 2018

OBISPO SIRO-ORTODOXO: «AL ASSAD PROTEGE A LOS CRISTIANOS, Y OCCIDENTE LOS QUIERE DESTERRAR DE SIRIA»

Por Julio Llorente para LA GACETA (España)
  
Mar Nicolaos Matti Abdulahad, Vicario Patriarcal para España de la Iglesia Siro-ortodoxa de Antioquía
 
El pasado viernes por la noche, Estados Unidos, en coordinación con Francia y Gran Bretaña, atacó el territorio sirio como represalia al supuesto –e indemostrado– uso de armas químicas por parte del Gobierno de Bashar Al Assad contra la población de la región de Guta, en la campiña de Damasco. Tras el ataque, cuestionable desde el punto de vista del derecho internacional, tanto los líderes políticos como los medios de comunicación occidentales han manifestado una suerte de macabro regocijo.
  
Sin embargo, quizá no nos deberíamos dejar embaucar por las almibaradas palabras de las élites occidentales. Y es que estas almibaradas palabras son exactamente opuestas a las que pronuncian aquellas personas que han pagado más cara la guerra en Siria: los cristianos. Así, éstos –si tenemos en consideración las declaraciones de sus representantes– anhelan la permanencia en el poder de Assad, quien les ha protegido de la barbarie islamista durante muchos años.
   
El vicario patriarcal de la Iglesia Siriaca Ortodoxa, Mons. Nicolaos Matti Abdulahad, ha hablado precisamente sobre esto en el programa de Radio Inter ‘Buenos días, España’, dirigido por Rafael Nieto. En este sentido, el prelado se ha mostrado convencido de que la continuidad del actual jefe de Estado sirio sería positiva para los cristianos: «El Gobierno y el Ejército sirio defienden a los cristianos y respetan a la población», ha señalado, afanándose en demostrar la falsedad de las acusaciones que se lanzan contra Assad.
   
En esta misma línea ha abundado el periodista Iván de Vargas, que también ha participado en la tertulia de Radio Inter. De este modo, de acuerdo con Vargas, uno de los objetivos perseguidos por Estados Unidos es eliminar la presencia cristiana en Siria (y eso no podría lograrse con Assad en el poder): «El objetivo de Occidente es redefinir las fronteras y vaciar de cristianos Oriente Medio».
  
EL ATAQUE DE TRUMP
Asimismo, tanto de Vargas –autor del blog ‘SOS cristianos’– como el purpurado han reflexionado sobre el verdadero propósito de los bombardeos ejecutados por los países occidentales en Siria este fin de semana. Un propósito que estribaría en debilitar al Gobierno de Assad y en ‘dar oxígeno a los llamados rebeldes moderados’.
  
Por otro lado, el periodista ha negado que, como asegura Trump, Estados Unidos haya dirigido sus ataques exclusivamente a centros de producción y almacenamiento de armas químicas: «Trump alega que sólo se bombardearon centros de fabricación de armas químicas. Esto es falso. Fueron bombardeadas muchas áreas de Damasco, incluido un centro de investigación contra el cáncer».
  
En este sentido, también se ha mostrado sobremanera crítico con los medios de comunicación, a los que acusa de olvidar la verdad. «Los medios de comunicación han utilizado fuentes de parte como el fantasmagórico ‘Observatorio Sirio de Derechos Humanos’, cuyo director reside en Coventry, y los cascos blancos, que han sido premiados por Al Qaeda».
   
Quizá sea ésta la causa de su sepulcral y lacerante silencio respecto a la persecución que padecen los cristianos.
  
EL DOLOR DE LOS CRISTIANOS
El periodista y el vicario patriarcal de la Iglesia Siriaca Ortodoxa, que coinciden en culpar a los rebeldes financiados y entrenados por Arabia Saudí de la persecución a los cristianos, han reflexionado sobre las dimensiones de ésta: «En Siria se da el ecumenismo de sangre (sic). Los cristianos no mueren por católicos, ortodoxos o protestantes, sino por el hecho de seguir a Cristo», ha manifestado de Vargas.
  
El propio purpurado padeció la atrocidad de los crímenes de los grupúsculos terroristas: «Perdí un sobrino de 23 años en Homs. Tras hacer un examen en la universidad, entró en una farmacia de la que nunca llegó a salir. Los bombardeos de los rebeldes acabaron con él. En la misa que oficié por la salvación de su alma, le pedí al Señor el perdón de los asesinos», ha señalado, conmovido, Mons. Nicolaos Matti Abd Alahad.
   
Ya nos decía Chesterton que el verdadero significado de la caridad cristiana radica en perdonar lo imperdonable.

EXAMEN DE CONCIENCIA DE LOS PECADOS VENIALES, SEGÚN SAN ANTONIO MARÍA CLARET

El alma debe evitar los pecados veniales, especialmente aquellos que conducen al pecado mortal. No es suficiente, alma mía, tener una resolución firme de sufrir la muerte antes que consentir cualquier pecado grave. Es necesario tener la misma resolución frente a los pecados veniales. Aquél que no tiene este deseo dentro de sí mismo, no puede tener seguridad.
  
No hay nada que pueda darnos una seguridad cierta, como un cuidado sin interrupción para evitar aún el pecado venial más insignificante y un celo extensivo a todas las practicas de la vida espiritual -fervor en la oración y en las relaciones con Dios; fervor en la mortificación y en la abnegación, en ser humillado y aceptar desprecios, obedeciendo y renunciando a nuestros deseos; fervor en el amor a Dios y al prójimo-. Quien desee ganar este fervor y guardarlo, debe necesariamente estar resuelto siempre a evitar especialmente los siguientes pecados veniales:
  1. El pecado de dar entrada en su corazón cualquier sospecha irracional, todo juicio injusto contra el prójimo.
  2. El pecado de introducir en la conversación los defectos de otros y ofensas contra la caridad de cualquier clase, aún ligeramente.
  3. El pecado de omitir, por pereza, nuestras prácticas espirituales o cumplirlas con negligencia voluntaria.
  4. El pecado de tener un afecto desordenado por alguien.
  5. El pecado de tener una vana estimación de sí mismo, o el hablar con vana satisfacción de cosas que nos conciernen.
  6. El pecado de recibir el Santísimo Sacramento sin cuidado, con distracciones y otras irreverencias y sin una preparación seria.
  7. Impaciencia, resentimiento, cualquier objeción para aceptar las desilusiones como venidas de la mano de Dios; porque esto pone obstáculos a los decretos y disposiciones de la Divina Providencia respecto a nosotros.
  8. El pecado de darnos a nosotros mismos una ocasión, que aún remotamente, manche la santa pureza.
  9. La falta de ocultar voluntariamente a quien debe conocer (es decir, el confesor o director espiritual) las malas inclinaciones, debilidades y mortificaciones, buscando seguir el camino de la virtud no bajo la dirección de la obediencia, sino dejándose guiar por los propios caprichos [1].
NOTA
[1] Se habla aquí de situaciones ante las que podríamos tener una dirección cierta, si la buscamos, pero preferimos seguir nuestra propia luz borrosa.

domingo, 15 de abril de 2018

MISA DEL BEATO LORENZO DE MAROSTICA, INOCENTE MÁRTIR

  
Die 15 Aprilis
Beáti Lauréntini Sossii, Innocéntis Martyr
Duplex
 
Introitus. Ps. 8, 3. Ex ore infántium Deus, et lacténtium perfecísti laudem propter inimícos tuos. Allelúja, allelúja. Ps. ibid., 2.  Dómine Dóminus noster: quam admirábile est nomen tuum in univérsa terra! ℣. Glória Patri.
   
ORATIO
Deus, innocénti restítuor, pro cujus nómine beátus ínnocens Laurentínus acerbíssimæ mortis supplício a pérfidis Judǽis interémptus est: præsta nobis, quǽsumus, ut ejus intercedéntibus méritis, ab hujus vitæ contágiis impollúti ad cœléste pátriam perveníre valeámus. Qui vivis et regnas.
      
Léctio libri Apocalýpsis beáti Joánnis Apóstoli.
Apoc. 14, 1-5.
 
In diébus illis: Vidi supra montem Sion Agnum stantem, et cum eo centum quadragínta quátuor mília, habéntes nomen ejus, et nomen Patris ejus scriptum in fróntibus suis. Et audívi vocem de cœlo, tamquam vocem aquárum multárum, et tamquam vocem tonítrui magni: et vocem, quam audívi, sicut citharœrórum citharizántium in cítharis suis. Et cantábant quasi cánticum novum ante sedem, et ante quátuor animália, et senióres: et nemo póterat dícere cánticum, nisi illa centum quadragínta quátuor mília, qui empti sunt de terra. Hi sunt, qui cum muliéribus non sunt coinquináti: vírgines enim sunt. Hi sequúntur Agnum, quocúmque íerit. Hi empti sunt ex homínibus primítiæ Deo, et Agno: et in ore eórum non est invéntum mendácium: sine mácula enim sunt ante thronum Dei.
 
Allelúja, allelúja.
℣. Apoc. 19, 5. Laudem dícite Deo nostro, omnes Sancti ejus et qui timétis Deum, pusílli et magni. Allelúja.
℣. Ps. 112, 1. Laudáte púeri Dómimum: laudáte nomen Dómini. Allelúja.
  
In Missis votivis post Septuagesimam, omissis Allelúja et Versu sequenti, dicitur:
Tractus. Ps. 34, 1-3. Júdica, Dómine, nocéntes me; expúgna impugnántes me.
℣. Apprehénde arma et scutum, et exsúrge in adjutórium mihi.
℣. Effúnde frámeam, et conclúde advérsus eos qui persequúntur me; dic ánimæ meæ: Salus tua ego sum.
   
Extra Tempore Paschali, per annum:
Graduale. Ps. 68, 18 et 19. Ne avértes fáciem tuam a púero tuo, Dómine: Quóniam tríbulor, velóciter exáudi me.
℣. Inténde ánimæ meæ, et líbera eam; propter inimícos meos éripe me.
 
Allelúja, allelúja. ℣. Ps. 112, 1. Laudáte púeri Dómimum: laudáte nomen Dómini. Allelúja.
   
✠ Sequéntia sancti Evangélii secúndum Matthǽum.
Math. 18, 1-10.
 
In illo témpore: Accessérunt discípuli ad Jesum dicéntes: Quis, putas, major est in regno cœlórum? Et ad vocans Jesus párvulum, státuit eum in médio eórum, et dixit: Amen dico vobis, nisi convérsi fuéritis, et efficiámini sicut párvuli, non intrábitis in regnum cœlórum. Quicúmque ergo humiliáverit se sicut párvulus iste, hic est major in regno cœlórum. Et qui suscéperit unum párvulum talem in nómine meo, me súscipit. Qui autem scandalizáverit unum de pusíllis istis, qui in me credunt, expédit ei, ut suspendátur mola asinária in collo ejus, et demergátur in profúndum maris. Væ mundo a scándalis! Necésse est enim, ut véniant scándala: verúmtamen væ hómini illi, per quem scándalum venit! Si autem manus tua vel pes tuus scandalízat te, abscíde eum et projíce abs te: bonum tibi est ad vitam ingrédi débilem vel claudum, quam duas manus vel duos pedes habéntem mitti in ignem ætérnum. Et si óculus tuus scandalízat te, érue eum et prójice abs te: bonum tibi est cum uno óculo in vitam intráre, quam duos óculos habéntem mitti in gehénnam ignis. Vidéte, ne contemnátis unum ex his pusíllis: dico enim vobis, quia Ángeli eórum in cœlis semper vident fáciem Patris mei, qui in cœlis est.
   
Offertorium. Ps. 85, 14. Deus, iníqui insurrexérunt super me, et synagóga poténtium quæsiérunt ánimam meam. Allelúja.
 
SECRETA
Múnera tibi, Dómine, obláta sanctífica: et intercedénte innocénte púero, et Mártyre Laurentíno, per hæc nos a peccatórum nostrórum máculis emúnda. Per Dóminum.
  
Communio. Matth. 18, 5. Quicúmque humiliáverit se sicut párvulus iste, hic est major in regno cœlórum. Allelúja.
  
POSTCOMMUNIO
Deus, in cujus contémptum impiíssimi Judǽi innocéntem púerum et Mártyrem Laurentínum acerbíssimæ passiónis genus subíre fecérunt: da fidélibus tuis, ut qui ejus memóriam pie venerántur in terris, tu Passiónis fructum cónsequi mereántur in cœlis. Qui vivis et regnas.

BEATO LORENZO DE MAROSTICA, NIÑO MÁRTIR

NOTA PREVIA: Lorenzino es el diminutivo de Lorenzo en italiano.
  
Tomado de NULLA POSSIAMO CONTRO LA VERITÀ- Traducción nuestra.
  
    
El Beato Lorenzo Sossio (o Fossa o Fosser o De Lorenzoni) nació en la localidad de Valrovina (fracción de Bassano del Grappa) en 1480. Su padre, Giorgio Sossio, soldado de la Serenísima República Veneciana, después de una sola noche de matrimonio, fue obligado a partir a la guerra; regresando nueve meses después encontró a su mujer, María dei Rosa, con un neoanto de apenas diez días en sus brazos. Creyéndose traicionado y ciego de improvisa celosía, desenvainó la espada y amenazó con matar a su esposa, que, devota de la Santísima Virgen, invocó protección en el peligro. Y he aquí el primer milagro: el infante de solos diez días se interpuso, aferró con sus manos la espada del padre, y le dijo: “Detente, padre mío, yo soy tu hijo”.

Cinco años después, el 5 de Abril de 1485, este niño de preclaras gracias, fue llevado a una localidad aislada (Caluga) por algunos individuos (judíos), que lo traspasaron con largos clavos de hierro para extraer su sangre y lo circuncidaron; cumplido el malvado crimen fueron acompañados por un eremita mientras se alejaban del sitio luego de haber intentado ocultar el cadáver bajo un montón de piedras; no obstante todos sus esfuerzos, siempre quedaba aún descubierta cualquier parte del cuerpo ensangrentado.

Dada la alarma, entre la angustia de sus padres, le fue dada una primera sepultura en la tierra, supuesto que que, prudentemente, no daba entonces por descontado el tratarse del martirio. Pero, en la noche, el cuerpo del pequeño Beato emanaba rayos de luz y perfume de flores fragantes mientras que de la tierra surgía el bracito con la mano derecha levantada hacia el cielo; eventos que maravillaron a la población y a las autoridades.
 
Se decidió por tanto darle sepultura en la iglesia. Pero habiendo surgido una disputa entre los habitantes de Bassano y los de Marostica, donde se encontraron los despojos, se acordó colocar el pequeño ataúd sobre un carro, tirado por dos novillas y dejar que fuese la Providencia quien indicase con alguna señal especial la ciudad escogida. A la altura de la encrucijada entre Bassano y Marostica las novillas espontáneamente se dirigieron hacia Marostica, deteniéndose solamente al llegar a la escalinata que hoy conduce al convento de San Sebastián y donde un capitel recorda al beato inocente.

En torno a las reliquias incorruptas del Beato, florecieron enseguida gracias y milagros; especialmente las uñas de las manos y de los pies y los cabellos rubios del pequeño Mártir continuaron creciendo por años, hasta cuando la madre, única que tenía el privilegio de cortárselos, y que entonces había quedado viuda, no se volvió a casar.

Después de diversas traslaciones, a causa de las supresiones napoleónicas, los restos del Beato Lorenzino encontraron reposo en la actual iglesia parroquial de Santa María de la Asunción. Durante el último conflicto mundial, por manos del párroco Don Casto Poletto, los marosticenses hicieron voto solemne de erigir en su honor una capilla si su ciudad escapaba de la destrucción. Atendidos, los marosticenses cumplieron su voto inaugurando solemnísimamente la construcción, en Abril de 1947, en presencia de los obispos de Reggio Emilia (Mons. Socche) y de Vicenza (Mons. C. Zinato).

Las fuentes históricas más antiguas
El processo contra los responsables fue muy lejos y las actas fueron sin embargo quemados en el incendio de la Torre de Marostica de 1509; que las autoridades venecianas consideraron como cierta la matriz hebraica en odio a la fe cristiana, análogamente a episodios similares de homicidio ritual que ya habían sucedido en otros lugares (el caso del Beato Simón en Trento, el del Beato Andrés de Rinn cerca a Bressanone, el del Beato Sebastián en Portobuffolé cerca a Treviso, todos a breve distancia de tiempo) es confirmado por el bando de expulsión que en 1489 golpeó a los judíos de Vemecia, aparte de las consuetudinarias usuras, también por el asesinato del pequeño Lorenzo. Marino Sanuto el Joven, historiador de la República, en sus Diárii, anota en el 28 de Abril de 1500 deberse buscar a un Marcuccio, judío prestamista de Bassano, como determinador del delito, agregando: “e se si prendesse uno Marcuzzo, zudeo, si saperia qualcosa”.
   
En 1488 el Obispo Pietro Barozzi llega a Marostica: prudentemente, para evitar revueltas antijudías a causa del horrendo delito, que él mismo, en su relación, les atribuye, prohíbe el culto público, no así el privado, del Mártir y deja la urna sobre el altar, junto a los exvotos, lo que equivale a una tácita aprobación del hecho y de su carácter de verídico; examina el cadáver y observa que está incorrupto y de la estatura de casi tres años; que el niño, del cual es incierto el apellido, estaba circuncidado; nota aparte el fenómeno de las uñas y de los cabellos, que le parece todavía un evento natural.
 
También el Senador veneciano Flaminio Cornaro y el obispo regente Mons. Pietro Bruti, mencionan el suceso del niño de Valrovina. El padre Francesco Barbarano en 1652 transcribe de documentos originales conservados en el monasterio de San Sebastiáno en Marostica y que se remontan al año 1487, las numerosísimas gracias debidas a la intercesión del Beato Lorenzino, con indicación de los beneficiarios de los milagros, de los testigos y de los respectivos lugares de proveniencia. Las fuentes sucesivas, una tras otra, no hacen sino confirmar y acrecentar la fama de santidad.
     
El culto ab immemorábili prestado al Beato y el pronunciamiento de las supremas autoridades eclesiásticas
El Beato Lorenzino recibió por tanto un culto inmemorial, ultracentenario antes de 1634, como es pedido por los decretos del Papa Urbano VIII, gracias a la ininterrumpida aprobación de los obispos de Padua y de Vicenza bajo los cuales alternativamente fue puesta Marostica. Ininterrumpida, ya que, como se evidencia en el debate del 31 de Agosto de 1867 en Roma, ante la Sagrada Congregación de Ritos, debate que precedió el decreto de la misma Congregación y del Papa Pío IX (5 de Septiembre de 1867) confirmando el culto del Beato Lorenzino, la antigua decisión del obispo Pietro Barozzi de prohibir el culto público en aquel lejano 1488, fue considerada forzada, asumida con el solo objetivo de impedir turbaciones del orden público.
   
En efecto, ya en 1602 el obispo de Padua, Mons. Marco Corner, había introducido en Roma la causa de beatificación, pero la muerte del obispo hizo que la causa fuese interrumpida y en seguida las actas se perdieron, junto con manuscritos, exvotos y cuadros, por un incendio propiciado en un rapto de locura por el sacristán del convento de San Sebastián, donde estaban depositados los originales. Uno solo de estos cuadros arrojados a las llamas documentaba veintidós gracias obtenidas por intercesión del Beato en el espacio de un solo año.
   
Entre los muchos obispos que permitieron el culto del Beato, se anotan el Beato Gregorio Barbarigo y el Card. Carlo Rezzonico, posterior Papa Clemente XIII.
   
En 1867 cupo al Obispo de Vicenza, Mons. Giovanni Antonio Farina, el honor de promover en Roma la causa de confirmación del culto del Mártir Lorenzino, triunfalmente concluida con el citado decreto de la Sagrada Congregación de Ritos, aprobado por Pío IX.
  
El 5 de Mayo de 1889 el entonces Obispo de Vicenza, Mons. Antonio María de Pol celebró solemnemente la Santa Misa en honor del Beato en la iglesia de Marostica, pronunciando en la ocasión una memorable homilía, en donde llamaba afortunados a los marosticenses: aludiendo al Beato Lorenzino, “vosotros poseéis”, declaraba el Obispo, “un tesoro, envidiado con razón por otras tierras; poseéis una prenda preciosa del amor divino. ¡Ah! Habéis de guardarlo vosotros, vuestros hijos y vuestros nietos dignos de tanto honor y de tanta gloria. Y lo haréis ciertamente, si ponéis todo cuidado en el defender y custodiar inalterada la fe de los antiguos, que es la fe Católica [...]”. Y refiriéndose a la masonería, ya en el poder a través de la revolución francesa y el denominado “Risorgimento”, también en la Italia católica, proseguía: “Lo haréis si con aquella fuerza que viene de Dios y que os intercederá el glorioso Lorenzino, resistís con denuedo a las falsas doctrinas de los secuaces de la judaica superstición, cualquiera que sea el nombre y la forma que tome hoy en día. [...] Sí, es bueno que lo sepáis de la boca de vuestro Obispo, que una secta perversa continúa actualmente las supersticiones y las impiedades judías, muy probablemente animada, sostenida y en parte engañada por los obstinados descendientes de los crucificadores de Cristo y asesinos de nuestro Lorenzino; secta de hombres réprobos, que aspiran no tanto a matar a un cristiano, sino a matar al mismo Cristianismo”.
   
En 1885, en ocasión del IV centenario del martirio del Beato Lorenzino, estuvo presente en la solemne funzione, según escribió Don Igino Milan, en su obra Il Beato Lorenzino da Marostica nella storia e nel culto, el mismo Patriarca de Venecia, el Cardenal Domenico Agostini.
  
Entre el 7 y el 9 de Abril de 1910, estando presente el entonces obispo de Vicenza, Mons. Antonio Feruglio, tuvo lugar una de las tantas solemnes traslaciones de la urna del Beato; el mismo prelado en 1908 se congratulaba con el polemista católico Don Ottavio Ronconi, por haber “sabido defender el honor [...] de tres Beatos, uno de los cuales es nuestro Beato Lorenzino de Marostica, rebatiendo victoriosamente las gratuitas insinuaciones donde algunos se esfuerzan en exonerar a los judíos del horrible delito de haber sido sus verdugos”.
  
La Misa propia del Beato, sus reliquias, e iconografía
En 1870 Pío IX, concedió el oficio propio del Beato, en honor de Lorenzino Sossio y a beneficio del clero de Padua y de Vicenza, fijando a 15 de Abril su fiesta litúrgica y la fiesta externa en Marostica el segundo Domingo después de Pascua.
  
El brazo y la mano derecha del Beato se conservan todavía expuestos al culto y a la devoción en un altar lateral de la iglesia de San Ambrosio en Valrovina, lugar de nacimiento de Lorenzino.
  
En la parroquia de Santa María de la Asunción, en Marostica, permanece la gran capilla lateral en honor de Lorenzino, con su urna y las pinturas (incruenta); la fuerte devoción popular deja todavía flores y velas ante su altar. También en el techo de la parroquial se ve retratado el Beato Lorenzino. Allí permanece hasta el día de hoy la vía que flanquea la iglesia y una escuela materna, hasta 1974 dirigida por monjas. Permanece el capitel en la calle a él dedicada.
  
También en el pueblo natal, Valrovina, la vía principal conserva el nombre del Beato Lorenzino; cuadros (incruentos) que lo representan en la iglesia de San Ambrosio, especialmente en el techo; un templete en el monte de la iglesia está dedicado al pequeño mártir y en él un cuadro recuerda el primer milagro de la palabra, a los solamente diez días de edad.
 
En Caluga, a orillas del bosque, un capitel se erige en el lugar donde el pequeño Mártir fue sacrificado. Sobre la pared de fondo algunos verdugos hebreos le están martirizando: sus rostros parecen sin embargo raspados a propósito para hacer difícilmente reconocible la escena.

Las infundadas objeciones “científicas” movidas contra el Beato Lorenzino por los anticlericales/masones y modernistas en odio a la fe católica
Infundada la acusación de una psicosis colectiva de delito ritual o de una inmensa conjura antisemita urdida por frailes fanáticos y autoridades eclesiásticas y civiles (verdaderamente prudentísimas, como se ha visto) contra los pobres judíos; infundada la superstición volterriana que ha decidido que los milagros no pueden ni deben existir; infundada, como en su tiempo demostró Mons. Umberto Benigni, la afirmación de que el sacrificio ritual talmúdico (es decir, determinado por la exigencia de buscar sangre cristiana inocente para mezclar con los panes ácimos de la Pascua hebraica) que por otra parte es cuestión histórica y no ya de fe, habría sido excluido de las bulas de Inocencio IV o por el Cardenal Ganganelli (el cual también lo admite explícitamente en los dos casos de Trento y de Rinn); falso que dicho sacrificio ritual, como demostró en su tiempo La Civiltà Cattolica, deba perpetrarse por fuerza en la Semana Santa, tanto que ninguna relevancia tiene la circunstancia de que el 5 de Abril de 1485, fecha del martirio del Beato Lorenzino, fuese martes después de Pascua y no ya Viernes Santo. Restaría más bien acertar cuándo caía ese año la Pascua judía, también si la sangre para los ácimos, reducida en polvo, podía ser utilizada también en un largo lapso. La cuestión del sacrificio ritual va de todas maneras impuesta correctamente y con justa prudencia y solamente para los judíos observantes de los preceptos talmúdicos, esto es, posbíblicos. Por otra parte las persecuciones desencadenadas contra los católicos por parte de los judíos no constituyen una novedad: piénsese solamente en cuanto debió padecer San Pablo a manos de los israelitas, siendo flagelado y escapado de atentados, el protomártir San Esteban y más. En todo caso, es sobre el terreno religioso y no étnico o racial, y salvando la caridad, que la Iglesia siempre ha impuesto la cuestión judía.
   
Los castigos para quien se burla o blasfema de los Santos del Señor o para los escépticos que quieren complacer al mundo y a los no cristianos
El Beato Bernardino de Feltre, famoso por haber fundado los Montes de Piedad para sustraer al pueblo de la usura practicada por los judíos, muchas veces tuvo que advertirle a los incrédulos que no se burlaran de Dios y poniendo sobreaviso a los Cristianos, como se diría hoy, sobre los peligros del falso ecumenismo y de la impiedad (profetizó lamentablemente a los habitantes de Trento la muerte del Beato Simón, pero no fue escuchado sino cuando la predicción se realizó bajo sus propios ojos). ¿Qué diría hoy de toda una legión de prelados, que han perdido la Fe y que, afligidos de un meaculpismo tanto suicida como históricamente falso y escandaloso para las almas, están dispuestos a todo, incluso vender los propios Santos, como en el caso del inocente Mártir Lorenzino, para no ser odiados del mundo? ¿Qué castigo incomparablemente más grande caerá sobre ellos y sobre los desventurados que los siguen en este camino de impiedad y de apostasía? ¿Cuándo se ha visto en la historia cristiana que los ministros del Señor han cooperado con los enemigos de la Iglesia en la profanación y blasfemia (porque tal cosa es tachar de antisemitismo el culto al Mártir Lorenzino) contra la Iglesia y los Santos? Cierto que, en vista de la inevitable y cierta restauración doctrinal que pondrá fin a esta increíble crisis eclesial que estalló con el Concilio Vaticano II, responde a una secreta pedagogía divina que el mal siga su curso, que se haga más presuntuoso: mayor será el fracaso que producirá su caída, mayor será el bien que recibirán las almas.
   
Los responsables
La Asociación italiana para el estudio de la santidad, de los cultos y de la hagiografía (en italiano AISSCA), la Facultad de Letras y el Instituto de Historia de la Universidad de Verona, el Común de Verona, que han dado el patrocinio, y los bancos veroneses (CariVerona y Banca Popolare) que financian siempre lo que no deben, pero sobre todo la Biblioteca Capitolare y la infaltable (cuando se trata de militar contra la Iglesia Católica) Verona ex-Fedele (18/X/98): un clero infiel, rebajado a pactos con el mundo y mendigo a la puerta de los poderes fuertes, que será el juguete de los anticlericales, hasta que no se levante, retornando al Padre Celestial, por la vía obligada de la perenne doctrina de la Iglesia.

Bibliografía mínima
  • Decreto que confirma el culto ab immemorábili rendido a Lorenzino Sossio, con aprobación del papa Pío IX. Roma, 1867. Tipografía de la Cámara Apostólica. (Texto en latín) 
  • Animadversiónes Promotóris Fídei. Respónsio ad animadversiónes. En: Confirmatiónis cultus ab immemorábili témpore prestíti Servo Dei Laurentíno Sossio Mártyri quinquénni Beáto nuncupáto en Acta ex iis decérpta quæ apud Sanctam Sedem gerúntur in compéndium oppórtune redácta et illustráta… Volumen III. Roma, Imprenta Políglota de la S. C. De Propaganda Fide. Eq. Pietro Marietti ejusdem S.C. Socio Administro Edente. 1867.
  • La Civiltà Cattolica. Vol. VIII. Serie XI. 1881 (págs. 225-231, 344-352, 476-483, 730-738); Vol. IX, 1882 (págs. 107-113, 219-225, 472-479, 605-613, 727-738). Serie de artículos sobre el homicidio ritual talmúdico y sobre el caso del Beato Simón de Trento.
  • Daniele Pergola (ex Rabino): La necessità del Vangelo ovvero Gesù Cristo e Giuda Iscariotta. Tipografía Editrice G. Candeletti. Turín, 1884.
  • Homilía en honor del Beato Lorenzino Sossio recitada por S.E. Rev.ma Mons. Antonio Maria de Pol, Obispo de Vicenza el día 5 de Mayo de 1889 en la iglesia arciprestal de Marostica. Tipografía San Giuseppe. Vicenza, 1890.
  • Il pane di Pesach. En Verona Fedele, 30 de Abril de 1891.
  • La morale giudaica y La morale giudaica e il mistero del sangue. En La Civiltà Cattolica. Vol. V. Págs. 145-160 y 269-286. Año 1893.
  • Sac. Ottavio Ronconi: Per l’onore di tre Beati uno dei quali Lorenzino di Marostica. Libreria Editrice Ecclesiastica Giovanni Galla. Vicenza, 1908.
  • Mons. Giustino Bonaventura Pranaitis: Christiánus in Talmúde Judæórum, sive Rabbínicæ doctrínæ de Christiánis secréta. Imprenta de la Academia Imperial de Ciencias de Petrogrado. Reimpreso por Tuminelli & C. Editori. Con traducción latina e italiana. Roma-Milán, 1939.
  • Mons. Umberto Benigni: Storia sociale della Chiesa. Vallardi Editore. Vol. IV, Tomo I, págs. 369-387 y Vol. V, págs. 576-587. Milán, 1939.
  • Don Egidio Milan: Il Beato Lorenzino da Marostica nella storia e nel culto. Tipografía Ars et Religio. Vedelago (Treviso), 1954.
  • Andrea da Rinn, Beato. Entrada en Bibliothéca Sanctórum. Vol. I, Cols. 1148-1149. Pontificia Universidad Lateranense. Società grafica romana. Roma, 1961.
  • Don Giuseppe Pavani: San Domenichino Del Val Chierichetto Martire. Abadía San Juan Evangelista (Padres Benedectinos). 3a Edición. Parma, 1963.
  • Salomone Giuseppe Radzik: Gli ebrei ed il culto del Beato Lorenzino venerato a Marostica ed a Valrovina. Mecanografiado. Venecia, 1985. [Con reservas]
  • Mons. Francesco Spadafora: Cristianesimo e giudaismo. Edizioni Krinon. Caltanissetta, 1987.
  
Gruppi di Famiglie Cattoliche
Casilla Postal n. 18 – 37050 VALLESE DI OPPEANO (VR)
Tel.045/8349274 – Telefax 045/7134171
 Dr. Nicola Cavedini, responsable.
Verona, 23 de Octubre de 1998
San Antonio María Claret, Obispo y Confesor
    
ORACIÓN
Oh Dios, restaurador de los inocentes, por cuyo nombre el bienaventurado inocente Lorenzo fue asesinado con acerbísimo suplicio de muerte por los pérfidos judíos: te suplicamos que nos alcances, por los méritos de su intercesión, que al contacto de su impoluta vida merezcamos llegar a la patria celestial. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

sábado, 14 de abril de 2018

DESCUBREN CUADRO INÉDITO DE MURILLO

Noticia tomada de ABC (España)

El Museo de Bellas Artes de Valencia ha presentado la obra del pintor sevillano que la Colección Delgado ha cedido por un periodo de cinco años.
  
Imagen del cuadro de Murillo inédito que expone el Museo de Bellas Artes de Valencia - Fuente: ABC
 
El Museo de Bellas Artes de Valencia ha presentado hoy un cuadro inédito de Murillo, Religiosa en contemplación, que la colección Delgado ha cedido por un periodo de cinco años a la pinacoteca valenciana, que se suma así a la conmemoración del 400 aniversario del nacimiento del pintor.
  
Religiosa en contemplación, cuyo soporte es una gruesa lámina de cobre que los expertos datan en la segunda mitad del siglo XVII, es la sexta obra de Murillo con la que cuenta este museo valenciano, entre las que también se encuentran “San Agustín lavando los pies a Cristo, San Francisco de Asís o San Antonio de Padua.
  
A la presentación, que ha tenido lugar en el Museo de Bellas Artes de Valencia, han acudido Albert Girona, secretario autonómico de Cultura y Deporte; José Ignacio Casar, director del museo; Ignacio Cano, conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla y Rafael Romero, restaurador de la obra.
 
Ignacio Cano ha destacado que, pese a que la obra tiene características que se apartan del estilo de Murillo, sus recursos expresivos comparten con la obra del maestro sevillano la intención de transmitir emotividad y apelar al sentimiento del espectador.
  
Por su parte, Rafael Romero, restaurador de la obra, ha definido la pintura como singular y se ha referido a ella como el ejemplo de un pintor excepcional que nos dice que no tenemos que generalizar sobre sus obras.
 
El secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, ha puesto en valor las colecciones privadas que nutren, junto con los fondos públicos, las galerías de museos como el de Bellas Artes y con los que la galería lleva a cabo un trabajo silencioso que tiene sus resultados.
  
El cuadro representa el rostro de una monja joven de quien se desconoce la identidad aunque, según ha explicado Cano, entre las hipótesis descartadas se barajó la posibilidad de que fuera la hija del pintor, Francisca, quien ingresó como novicia en un convento de Dominicas en Sevilla.

NOVENA EN HONOR A SAN JORGE MÁRTIR

Adaptación y traducción de la novena atribuida al padre Luigi di Maio, párroco de Testaccio (Barano d’Ischia, Italia), con Imprimátur otorgado por Mons. Pasquale Ragosta, Obispo de Ischia, el 23 de Abril de 1916.
  
NOVENA EN HONOR A SAN JORGE MÁRTIR
   
   
Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Salvador mío, Jesucristo crucificado, yo soy uno de los principales pecadores de la tierra que tanto te ha ofendido. Yo no sé cómo pueda borrar mi ingratitud a la vista de tan innumberables beneficios. Yo contemplo, Dios mío, que estuviste pendiente de una cruz, en la que fijaron con fuertes clavos tus sagradas manos y pies, y contemplo con el dolor más vehemente de mi alma el horrible tormento que allí sufrías. Dios mío, yo deseo, a imitación del gran héroe del cristianismo San Jorge Mártir, llevar a la perfección la santa fe, para poder combatir las persecuciones en contra de la Fe Católica, arrancando de mi corazón las ponzoñosas ideas que me hieran y corrompan. Héme aquí, dulcísimo Jesús, que me acerco a ti para implorar tu divina gracia y merecer por tu infinita clemencia el perdón de mis pecados. Amén.
   
ORACIÓN INICIAL
Admirable Señor, autor de todo lo creado, en quien tengo fijos mis ojos: a ti, oh Señor Jesucristo, acudo lleno de esperanza y de fe, para que por intercesión del gloriosísimo campeón de la Fe Católica, San Jorge Mártir, sean atendidas mis principales necesidades, lo mismo que me libres de los abominables actos del pecado; y así como él venció las horribles tentaciones, así yo me vea lejos de las venenosas flechas que puedan herir mi corazón. Así te lo suplico, ¡oh divino Creador!, por los inmensos dolores que sufrió María Santísima al pie de la Cruz. Amén. Cinco Padrenuestros y sus Avemarías.
  
DÍA PRIMERO - 14 DE ABRIL
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que supiste conservar incorrupta la flor de la virginidad no sólo en la corte del emperador Diocleciano, sino también en medio de la corrupción de las milicias idólatras, os alabamos; y agradecemos nos obtengáis de Dios la pureza de mente y corazón.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Oh glorioso protector y mártir San Jorge, vos que sois nuestra consolación y apoyo, ¡ah!, no desdeñéis estas devotas súplicas y estos humildes obsequios que píamente os presentamos. El Señor os designó como patrón de este nuestro país, a fin de ser el socorro en las calamidades y en las aflicciones. Por eso, ¡oh ínclito Protector nuestro!, por las penas y tormentos que habéis soportado, con los cuales llegásteis a poseer a Jesucristo, único objeto de vuestro amor, complaceos de obtenernos de Dios librarnos de los males que nos rodean, la santa providencia y el divino auxilio en nuestras necesidades espirituales y temporales: Vos que sois siempre potente, siempre eficaz, desplegad vuestro digno patrocinio sobre esta tierra y este mar y este pueblo: Obtenednos gracias y favores del Cielo. Vos que sois nuestro guía y modelo, haced que bajo vuestra escolta recorramos todo el discurso de nuestra vida, y cuando estemos para partir de este mundo a la eternidad, venid junto a nuestro lecho de agonía, confortadnos con vuestra presencia, para que nuestra alma, guiada por Vos, llegue segura a los gozos del Cielo. Amén.
   
GOZOS EN HONOR A SAN JORGE MÁRTIR

Pues el Cielo os ha exaltado
Dándoos el más alto honor:
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Vinisteis vos a la vida
De Capadocia allá en el pueblo,
Descendiendo de gente muy noble
Y por la verdadera Fe enaltecida.
Desde infante habeis mostrado
Hacia Jesús profundo amor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
De las armas la carrera
A los veinte años abrazábais,
Mientras con hechos demostrábais
Vuestra fe pura y sincera.
Tan valiente sois, que encumbrado
Os ponen en gran honor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
 
Matando a un dragón terrible
Al ser infernal vencíais,
Y los laureles santos revivíais
Con un vigor increíble,
Bienes del mundo habéis rechazado:
Sólo Jesús os llena el corazón.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
 
Entre los pobres repartís
Vuestra paternal herencia,
Y mostrais tanta clemencia
Que a Jesús en todo seguís:
Hicisteis voto de castidad,
Dándoos por entero al Señor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Ostentais vuestro celo sin cuento,
Predicando la Ley divina,
En tal manera que os destina
El tirano prontamente al tormento.
Mas después de tormentado,
No sentís ningún dolor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Ante un caso tan notable
Muchos gentiles se convirtieron,
Con tanta fe que sufrieron,
Por Cristo, muerte espantable.
El tirano, del todo airado,
Os tortura con más rigor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Bien y talmente como honrándoos
Y enalteciendo vuestro heroísmo,
Los ídolos del paganismo
Se aterran homenajeándoos...
El verdugo presto ha cortado
Vuestra cabeza con gran furor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
     
Guiando la hueste Cristiana
Como caudillo admirable,
En más de una jornada memorable,
Habeis vencido la hueste pagana.
Nuestro pueblo os ha rezado
Siempre con sincero fervor.
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
    
Como el cielo os ha exaltado
Poniéndoos en lugar de honor:
San Jorge, Mártir sagrado,
Sed nuestro protector.
  
℣. Ruega por nosotros, bienaventurado mártir San Jorge.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que nos alegras por los méritos y la intercesión de tu bienaventurado mártir San Jorge, concédenos propicio que cuantos beneficios pidamos por él, obtengamos por tu gracia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
 
En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
  
DÍA SEGUNDO - 15 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que para adherir enteramente a Jesucristo, y desprenderos de los bienes de este mundo, generosamente repartisteis vuestras riquezas a los pobres, os alabamos; y os rogamos nos impetréis de Dios el verdadero desprendimiento de los bienes caducos y transitorios de este mundo.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
  
DÍA TERCERO - 16 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que con invicta constancia confesasteis la fe de Jesucristo ante el impío Diocleciano, y valientemente protestasteis querer sufrir todos los suplicios, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis de Dios la ayuda eficaz para poder resistir virilmente toda tentación diabólica.
  
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
  
DÍA CUARTO - 17 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que por la gracia divina permanecisteis ileso en medio de las llamas de aquella ardiente hoguera de Diocleciano, os alabamos; y os rogamos nos alcancéis de Dios la gracia de conservarnos ilesos ante los ardores de la prava concupiscencia.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA QUINTO - 18 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que con generosa paciencia sufristeis el doloroso tormento de una rueda armada con cortantes cuchillas, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis de Dios la gracia de poder sufrir por su amor todas las tribulaciones de este mundo.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA SEXTO - 19  DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que, para confirmación de la verdadera Fe, con la señal de la Cruz hicisteis caer y fracturar todos los ídolos que había en el templo de los gentiles, os alabamos; y os rogamos nos alcancéis de Dios el obtener la victoria sobre nuestros enemigos espirituales.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA SÉPTIMO - 20 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que con vuestro celo y vuestra perseverancia convertisteis a la fe de Jesucristo a la misma mujer de Diocleciano y a gran multitud de gentes, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis de Dios la gracia de que con nuestros buenos ejemplos podamos reconducir a los extraviados al camino de la salvación.
   
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
  
DÍA OCTAVO - 21 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que poniendo generosamente vuestra cabeza bajo la espada del tirano, tuvisteis una muerte preciosa y santa, os alabamos; y os rogamos nos obtengáis una muerte santa para gozar del Dios al cual confesamos.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
   
La Oración y los gozos se dirán todos los días.
 
DÍA NOVENO - 22 DE ABRIL
Por la señal...
Acto de Contrición y Oración Inicial
     
Oh gran protector nuestro y mártir San Jorge, que por haber pisoteado la vanagloria del mundo escogiendo las persecuciones, el vituperio y la infamia antes que faltar a la fidelidad jurada; y ahora estais colmado de honores y gloria por Jesucristo, os alabamos, y os rogamos nos obtengáis el huir de los honores mundanos y de poner nuestra gloria en Dios solo, para poder así enriquecernos de las virtudes y ser dignos de todas las gracias que por vuestra intercesión Le pedimos.
 
Jaculatoria: Ah, mirad a vuestro pueblo, dulce y santo Protector: Jorge bienaventurado, admitid nuestra oración.
  
La Oración y los gozos se dirán todos los días.